Ayude a su perro a superar a sus extraños temerosos

Algunos perros sufren un miedo extremo a los extraños. Se encogen de miedo, tiemblan e intentan esconderse de cualquier persona nueva que conozcan. Si bien no es raro que los perros tengan miedo de los extraños, la reacción ideal es una amistad abierta, no esconderse o escapar. Si tu perro tiene un miedo excesivo con los extraños, es una buena idea entender las razones por las cuales puedes ayudarlo a superar su miedo.

Razones para el miedo

Hay varias razones por las que su perro puede tener miedo de las personas que no conoce.

  • Una posibilidad es su genética. Un perro tímido o tímido tiene más probabilidades de producir descendencia asustadiza. Un perro que tiene un miedo general a todos los extraños, en lugar de un miedo específico a los hombres o niños, por ejemplo, puede estar genéticamente predispuesto a tener miedo.
  • La falta de una socialización adecuada como cachorro es otra razón por la que algunos perros temen a los extraños. Los cachorros que no tienen la oportunidad de conocer a una amplia variedad de personas tienen más probabilidades de desarrollar un miedo a las personas que no conocen.
  • Los perros con antecedentes de abuso también pueden temer a los extraños. Si conoces un historial de abuso, entonces puedes entender mejor por qué tu perro teme a los extraños.

Aliviando el miedo

El miedo de un perro a los extraños debe manejarse con mucho cuidado. Todos los perros reaccionan de manera diferente cuando tienen miedo. Un perro puede simplemente acurrucarse en una esquina en presencia de un extraño. Otro perro puede reaccionar gruñendo o chasqueando. Enseñar a un perro a no tener miedo usualmente toma mucho tiempo y un entrenamiento constante.

Puede esperar que su perro reaccione con miedo a los extraños. Esto puede provocar que tense o apriete la correa. Trate de ser amigable, relajado y optimista cuando usted y su perro conozcan gente nueva. Algunos perros nunca aprenden a aceptar completamente a extraños, pero es posible que pueda aliviar el miedo de su perro hasta cierto punto. No obligue a su perro temeroso a conocer gente o aceptar mascotas si no las quiere, ya que esto a veces puede provocarle mordiscos. Dependiendo de la reacción de su perro, puede ser muy útil trabajar con un especialista en comportamiento de perros certificado para ayudar a identificar señales y estrategias de manejo para practicar. Cada perro aprende y se ajusta a su propio ritmo. Este proceso puede llevar semanas, meses o incluso más.

Preparar nuevos visitantes

Siempre que alguien nuevo venga a visitar, haga que la persona ignore por completo al perro. El visitante no debe intentar acariciar o hacer contacto visual con el perro. Tenga a mano algunas golosinas para que su visitante las arroje suavemente al piso cerca de su perro durante la visita. Con una aplicación constante, su perro temeroso puede comenzar lentamente a asociar extraños con recompensas.

Algunos perros tienen más miedo a los hombres que a las mujeres. Si notas que tu perro se tensa, gime o gruñe con extraños de un género en particular, puedes preparar a tus invitados en consecuencia. Permita que su perro se acerque a un extraño en sus términos. Dependiendo de la severidad del miedo de su perro, puede calentarse rápidamente a un extraño y permitir caricias y manipulación, o puede necesitar varias visitas para calentar a una nueva persona. Es posible que algunos perros con un comportamiento muy severo necesiten ir a un lugar cómodo en el hogar lejos de los visitantes donde puedan descansar y no estar ansiosos cuando vengan los visitantes. Si ha notado un gruñido o alguna forma de agresión por parte de su perro, es muy importante trabajar con un conductista de perros certificado para ayudar a descubrir los desencadenantes y si su mascota puede actuar de manera segura con los visitantes. Nunca querrás poner a los visitantes ni a tu perro en una situación en la que alguien pueda ser mordido.



Una vez que su perro se acerca, la persona debe continuar evitando el contacto visual y hacer movimientos lentos y no amenazantes. Nunca obligue a su perro a aceptar el manejo de un extraño, especialmente un niño. Si un perro es empujado demasiado lejos de su zona de confort y no se le permite escapar, puede recurrir a morder. Debido a que los perros que temen a los extraños pueden morder por miedo, es su trabajo asegurarse de que todos se mantengan seguros cerca de su perro. Esto puede significar poner a su perro en una habitación diferente cuando ciertas personas lo visitan.

Mantenga las cosas sin estrés

Dale a tu perro un espacio propio. Ayuda si tiene un lugar, como una habitación tranquila, para el perro donde sabe que se quedará solo. Una jaula es el lugar perfecto para que su perro escape cuando se pone demasiado ansioso. También puede ser útil usar una camisa de trueno o rociar feromonas para perros relajantes en su lugar seguro. Si su mascota se encuentra en un lugar seguro, no permita que las personas entren y la saquen, ni intente acariciarla, ya que el perro debe tener un área donde pueda dejarlo solo y sin molestias.

Retirar a su perro de situaciones potencialmente temerosas es perfectamente aceptable, especialmente si ayudará a mantener seguros tanto a los visitantes como a su perro. Los lugares seguros para perros no necesitan ser un espacio grande; un rincón de una habitación cómoda y tranquila donde su perro puede acurrucarse con su juguete o manta favoritos servirá perfectamente. Asegúrese de que nadie entre en esta área sin verificar primero; el perro debe sentir que no se verá interrumpido o sorprendido para sentirse seguro.

Atención veterinaria y productos farmacéuticos

Discutir el miedo de su mascota con su veterinario es importante ya que él o ella puede ayudarlo a guiarlo sobre las tácticas que puede usar en casa y discutir si se justifica la medicación. Los veterinarios pueden incluso recomendar una consulta con un especialista en comportamiento veterinario que se especialice en perros con problemas de comportamiento como el miedo. O él o ella puede recomendar la capacitación en el hogar con un entrenador de perros certificado (CDPDT).

Entrenamiento de obediencia

El entrenamiento de obediencia puede ser muy útil para controlar el comportamiento temeroso y aliviar parte del estrés de su perro. Debido a que un miedo severo a los extraños puede conducir a un comportamiento agresivo, que incluye gruñir, morder y morder, puede ser útil trabajar con un adiestrador de perros o un conductista para elaborar un plan para lidiar con el miedo de su perro a los extraños. Encontrar un entrenador de perros certificado para trabajar con usted y su mascota temerosa es útil en cualquier etapa. Por lo general, cuanto antes se involucre un entrenador con una mascota temerosa, mejor.

Los entrenadores de CDPDT pueden abordar situaciones objetivamente y enseñarle cómo ayudar a su mascota temerosa a interactuar de manera segura en el medio ambiente. Para algunas mascotas, pueden establecer un plan específico de desensibilización y entrenamiento. Para otros, pueden determinar que la mejor manera de mantener a una mascota y a otros a salvo es sacarlos de posibles situaciones que provocan miedo. Y, sin embargo, para otras situaciones, un entrenador puede recomendar una modalidad como un bozal de canasta de alambre que puede ayudar a limitar las mordeduras y al mismo tiempo permitir que una mascota jadee y beba agua. Los bozales de canasta (o cualquier bozal) se usan mejor según lo guíe un entrenador certificado o un veterinario que pueda asegurar que solo se usen por períodos limitados, en situaciones apropiadas y con un ajuste adecuado. Los bozales nunca se deben usar para castigar y los bozales de nylon o tela no se recomiendan fuera de una oficina veterinaria porque los perros no pueden jadear bien a través de ellos, lo que puede conducir a situaciones de emergencia.

Las mascotas temerosas pueden proporcionar desafíos para los propietarios, pero practicar la paciencia, el manejo inteligente de su mascota y la búsqueda de ayuda de entrenadores y veterinarios pueden ser fundamentales para ayudar a las mascotas temerosas a manejar sus miedos.

If you suspect your pet is sick, call your vet immediately. For health-related questions, always consult your veterinarian, as they have examined your pet, know the pet's health history, and can make the best recommendations for your pet.