Cómo preparar a tu gato para un examen veterinario anual

Los gatos no son mascotas de bajo mantenimiento. Requieren el mismo cuidado amoroso que los perros, las aves y las mascotas exóticas. Todos los gatos adultos deben ser vistos por su veterinario al menos una vez al año para un examen de bienestar de rutina. Este chequeo anual dibuja una línea de base de la condición física normal del gato, que le permite al veterinario detectar fácilmente las diferencias en la condición del gato en caso de que surjan enfermedades o emergencias.

Sin embargo, muchos dueños de gatos no llevan a sus gatos al veterinario anualmente. Esto es especialmente cierto para los gatos que solo viven en interiores y las razones para saltear el chequeo varían mucho. La salud de tu gato necesita tenerlos regularmente. Hay formas de superar los obstáculos más comunes y es bueno saber qué puede esperar en el veterinario.

Antes de que empieces

Muchos dueños de gatos dudan en llevar a su gato al veterinario porque tienen dificultades financieras y simplemente no pueden pagar la atención veterinaria de rutina. Si este es el caso, habla con el veterinario sobre las opciones de pago o solo dale a tu gato servicios básicos de examen. Además, tenga en cuenta que la prevención de problemas de salud puede terminar ahorrándole dinero a largo plazo.

A veces el problema es el gato. Algunos gatos son demasiado temerosos, estresados ​​o agresivos cuando es 'tiempo de jaula', por lo que sus dueños retrasan las visitas al veterinario. Es posible que desee probar un transportista diferente o un enfoque más suave para preparar a su gato para el viaje al veterinario.

Por ejemplo, en lugar de estar ansioso porque sabes que tu gato va a enloquecer, aborda la experiencia con calma y con muchas golosinas y caricias relajantes. Su gato se dará cuenta de su actitud más relajada y puede estar más dispuesto a ir sin pelear. Asegúrese de mantener esta calma durante todo el viaje al veterinario.

Que necesitas

Asegurarte de que tienes todo lo que necesitas con anticipación ayudará a reducir tu estrés, lo que también puede aliviar la ansiedad de tu gato. Prepárese y prepare estas cosas la noche anterior a su cita programada para que no tenga prisa.



  • Portador de gato
  • Muestra de heces
  • Lista de cualquier problema de salud.
  • Registros de vacunación previos (si los proporciona un veterinario diferente)

Ayuda con vitales básicos

Cuando ingresas al examen por primera vez, el técnico veterinario o el asistente generalmente pesarán a tu gato. Algunas clínicas veterinarias incluso tienen una escala integrada en la mesa de examen o una portátil que traen para animales más pequeños. A continuación, el técnico veterinario tomará la temperatura de su gato con un termómetro rectal. Se le puede pedir que ayude con esto manteniendo estable la parte delantera de su gato.

Proporcionar historial de salud para el examen físico

Luego, el veterinario entrará y examinará manualmente las partes clave del cuerpo de su gato: los ojos y la nariz, la boca y los dientes, las orejas, el corazón y los pulmones, el pelaje, las patas y los pies, y la parte posterior. Este es un buen momento para plantear cualquier problema de salud que tenga, así como los problemas de comportamiento con los que se enfrenta. Tenga en cuenta que los gatos a menudo actúan cuando no se sienten bien, por lo que es bueno eliminar las posibles causas médicas cada vez que su gato comienza a actuar de manera anormal.

Se revisarán los ojos de su gato para ver si están claros y si hay signos de inflamación o lagrimeo, mientras que se examinarán las fosas nasales para detectar signos de congestión. El veterinario examinará la boca y los dientes de su gato para detectar inflamación de las encías, signos de exceso de sarro y cualquier anormalidad o rotura de los dientes. Luego, su veterinario observará las orejas de su gato en busca de signos de inflamación, enrojecimiento o drenaje alrededor del canal auditivo, junto con los ácaros.

Escuchar el corazón y los pulmones de su gato le permite a su veterinario encontrar soplos cardíacos o sonidos anormales, como congestión respiratoria. Luego, tu veterinario peinará el pelaje del gato con un peine para pulgas, en busca de signos de 'suciedad de pulgas'. Examinar las patas y los pies también le permite a su veterinario buscar garras rotas o dañadas, cortes o lesiones en las almohadillas. Luego, se revisará el ano en busca de evidencia visual de gusanos y se examinará la glándula anal en busca de posibles signos de infección o impactación.

Por último, su veterinario palpará cuidadosamente los dedos en los órganos internos de su gato para detectar signos de anomalías, como hinchazón, bultos o protuberancias. Esta es una de las partes más importantes del control de bienestar, ya que los dedos de su veterinario tienen la capacidad mágica de recordar cómo se siente normalmente un gato en particular. Esto facilita identificar problemas potenciales en futuras visitas.

Esperar pruebas de laboratorio

Si esta es la primera visita al veterinario de su gato como adulto, su veterinario probablemente realizará una serie de pruebas de laboratorio. Estas pruebas establecerán una 'línea de base' de la salud normal de su gato y facilitarán la detección de cambios durante la próxima cita con el veterinario. Estas pruebas comúnmente incluyen:

  • Conteo sanguíneo completo (CBC):Las pruebas miden y evalúan el tipo de células que circulan en la sangre, incluidos los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. En algunos casos, el CBC también puede aislar otros microorganismos y parásitos. El CBC es útil para detectar anemia, leucemia, infecciones y otras afecciones.
  • Panel de química sanguínea:El panel de química sanguínea mide los electrolitos, enzimas y elementos químicos de la sangre de su gato, como los valores del hígado y los riñones.
  • Análisis de orina (UA):Su veterinario puede sugerir esta prueba, o puede solicitarla si tiene motivos para sospechar una infección del tracto urinario (ITU). Un análisis de orina ayudará a su veterinario a detectar la presencia de sustancias específicas que normalmente no aparecen en la orina, como proteínas, azúcar, glóbulos blancos o sangre. También puede ayudar en el diagnóstico de ciertas enfermedades.
  • Fecal:Se examinará un portaobjetos de material fecal en busca de evidencia de gusanos. Algunos veterinarios le piden que traiga una muestra reciente de heces para usar. Esto puede ser beneficioso porque es un golpe menos que su gato tiene que soportar en la oficina. Simplemente coloque las heces de su gato en una bolsa de plástico con cremallera cuando limpie la caja de arena ese día o el día anterior.

Calma a tu gato para las vacunas principales

Tu gato también necesitará tener todas las vacunas recomendadas actualizadas. Los veterinarios y sus asistentes suelen ser muy buenos para distraer a los animales mientras administran las inyecciones, por lo que es posible que su gato ni siquiera note los pinchazos de la aguja. También se le puede pedir que ayude a sostener a su gato, que es cuando un toque suave y una voz tranquila pueden ser útiles.

Incluso los gatos domésticos pueden escapar afuera, donde estarán expuestos a peligros potenciales. Y, si tiene otros animales en la casa, pueden pasar cosas entre ellos, por lo que las vacunas son importantes. Entre las vacunas recomendadas se encuentran las que protegen a su gato de:

  • Panleucopenia
  • Herpesvirus felino I
  • Calicivirus felino
  • Rabia

Siga las recomendaciones

Después de su cita, su veterinario discutirá los resultados del examen físico y le dará medicamentos, como medicamentos antiparasitarios, cuando esté indicado. También recibirá los resultados de las pruebas de laboratorio, generalmente por teléfono unos días después, junto con las citas de seguimiento necesarias.

Prevención de problemas durante el examen

Si tu gato se encoge en el sitio de su portador, deja que se acostumbre al objeto antes de que sea hora de ir al veterinario. Coloque el transportador en el piso con la puerta abierta y coloque algunas golosinas adentro. No obligue a su gato a entrar. En su lugar, permítale explorar el transportador por sí mismo.

El viaje en automóvil puede ser una de las partes más estresantes del viaje de su gato al veterinario. Para mantener a Kitty lo más tranquilo posible, coloca el transportista en el auto justo antes de que estés listo para partir. Un montón de golosinas, una manta o algo de hierba gatera también pueden ayudar a consolar a su gato durante el viaje.

Asegúrese de hacerle a su veterinario las preguntas que tenga, incluso si surgen algunas semanas después. No necesariamente tendrá que volver a la oficina, ya que se pueden responder muchas preguntas por teléfono. Una buena relación con el veterinario de su mascota es buena para la salud de su gato y estarán allí para ayudarlo durante toda la vida del gatito.

No confíe en Internet para el diagnóstico de cualquier problema de salud como alternativa a la atención veterinaria. Si bien es bueno estar informado, solo su veterinario conoce el historial de su gato y puede darle un diagnóstico preciso.

If you suspect your pet is sick, call your vet immediately. For health-related questions, always consult your veterinarian, as they have examined your pet, know the pet's health history, and can make the best recommendations for your pet.